Archivo del sitio

El despilfarro, la precariedad y el euro, freno al poder adquisitivo

La luz, el agua, la hipoteca, la gasolina, la cesta de la compra… Pagar el manojo de facturas que se acumulan sobre la mesa  se ha convertido para muchos en un maratón de fondo  al que llegamos con la lengua fuera.  Y es que cada vez nos cuesta más llegar a fin de mes. La clase media en España pierde fuerza a borbotones, provocando que la brecha entre ricos y pobres sea cada vez mayor. Lo fácil es achacarlo a la crisis, pero lo cierto es que si lo hacemos tendremos una visión errónea de la realidad. ¿Por qué hemos perdido poder adquisitivo los españoles?

Para comprender mejor las razones, hay que remontarse varios años atrás. Concretamente al año 2002, cuando parte de la Unión Europea (17 países) adoptó la moneda común, el euro.  Durante dos años, el euro convivió con la peseta, pero una vez que esta desapareció la inflación subió como la espuma. Lo que antes valía 100 pesetas pasó de golpe y porrazo a valer 1 euro, lo que supone algo más de un 66% de inflación. Una inflación que además se ha mantenido en los seis años siguientes a la introducción del euro.

Y como de costumbre, España ha sido uno de los países que mayor inflación ha sufrido, entre otras cosas, porque, por ejemplo, en países como Francia se lanzó una horda de inspectores para controlar la conversión del franco al euro.  Cosa que no sucedió en España.

Crecimos mal[

En la época de mayor bonanza económica,  los españoles ya perdíamos poder adquisitivo.  Entre 1997 y 2007, el salario medio en España aumentó tan sólo un 0,4%, frente a otros países, como Reino Unido o Polonia, donde el poder de compra se elevó por encima del 20%, según un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Durante esa década, el salario español experimentó la peor evolución de todos los países europeos. En ese año, en 2007 (cuando aún no se hablaba de crisis), los españoles cobrábamos de media 1.922 euros, lejos de los 3.607 euros de Reino Unido, los 3.061 euros de Alemania, 2.615 euros de Francia o  los 2.331 euros de Italia. Así, nuestro sueldo medio era un 18% inferior al de los italianos, un 27% más bajo que el de los franceses, y un 37% menor que el de los alemanes. En relación con la media europea, el salario medio español se queda un 15,2% por debajo.

Lee el resto de esta entrada

Anuncios